Aspectos generales

abogado_protect

En el mundo global en el que nos desenvolvemos es frecuente que las personas físicas, sea por motivos económicos, de estilo de vida u otros se planteen un cambio de residencia o nacionalidad. Paradójicamente, la creciente complejidad de las regulaciones fronterizas, de las relaciones entre países y del régimen de autorizaciones y permisos necesarios para acceder a terceros países, a veces dependientes también de la nacionalidad u origen del cliente, hacen más necesario que nunca la necesidad de disponer de un asesoramiento adecuado en esta materia.

España es uno de los países más atractivos del mundo como destino de residencia. Ello se debe a múltiples factores que engloban el clima, la excelente infraestructura a todos los niveles, el gran nivel de la medicina pública,su inclusión en el espacio común delimitado por el Tratado de Schengen y la mentalidad abierta y tolerante de sus gentes, entre otros muchos.

Desde el punto de vista estrictamente técnico, España es un país donde existen varias vías absolutamente factibles para el acceso a la residencia, vias que están siendo cada vez más utilizadas por diferentes inversores y ciudadanos en general de diversas partes del mundo.

Los procedimientos de tramitación de la residencia en España se inician en el Consulado de España del país de orígen del solicitante y se resuelven por diferentes órganos en función del tipo de autorización.

La normativa española en la materia se contiene en dos cuerpos legales fundamentales: la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, y su Reglamento de desarrollo, el Real Decreto 557/2011 de 20 de abril; y en la Ley 14/2003, de 27 de septiembre, de apoyo a emprendedores y su internacionalización.